09May

Nike Huarache Shop Online

El portavoz de la oposición en el diálogo de Santo Domingo, Julio Borges, consideró insólito que el Gobierno no hubiera asistido a la reunión y que no quisiera recibir la propuesta de acuerdo con las observaciones que se presentaron. Borges dijo que el documento de la oposición tiene una enorme diferencia con el que plantea el Gobierno. Nunca, nunca, vamos a aceptar ningún acuerdo que signifique claudicar la democracia en Venezuela, aadió, al tiempo que pidió crear un frente amplio dentro y fuera del país para materializar esta lucha.

Este intrigante, humorístico y bien traído título no corresponde a la última payasada del último escritor a la moda, angelitos!, sino que figura a modo de pista junto a un precioso objeto, talismán, mini escultura o fetiche firmado por ngeles Martínez Santos, nacida en plenos ochenta, (buen ao para desarrollar el espíritu festivo) y que tras estudiar Bellas Artes en la Universidad de Sevilla. Es, ya lo estáis viendo, una artista verdadera. Pintura, escultura, grabado, premios, talleres, exposiciones, bienales, becas, menciones, amarguras y deserciones, la han traído en este momento exacto a crear un mundo de seres ,más que reciclados, extraídos de su propia vida rehecha, de sus poderosos materiales anímicos, de su contagiosa alegría..

La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa es un libro que gano un premio novel en el 2010, el libro relata una historia ubicada en Per. El colegio Leoncio Prado es un colegio militar en donde estudian: el jaguar, el poeta y el esclavo, entre otros estudiantes. Estos son los protagonistas de la novela, uno de los alumnos, cava, se roba un examen y el esclavo (Ricardo Arana) lo delata para poder salir del colegio y ver a su enamorada Teresa, de la cual su amigo.

En prácticamente todos ellos, han habido remodelaciones posteriores para su conservación o ampliación, no importaba que hubiera sido construído en época monárquica, republicana o por los primeros emperadores, ni tan siquiera si su impulsor había sido un rico comerciante, lo que realmente importaba era que aquello que engrandecía Roma, tuviera una continuidad y que fuera digno de su estatus colectivo.El sentimiento de pertenencia no se mostraba en la naturaleza del ciudadano romano sin más, era un elemento voluntariamente instigado desde todos los sectores de la sociedad. A pesar de que todo esto pudiera parecer que relega al romano a un simple número o estadística, nada más lejos de la realidad.Uno de los aspectos que más sorprende de la vida de Julio Cesar es la cercanía con la plebe que cohabitaba con su familia en el barrio de Subura, el hecho que este hombre, al que le precedía una estirpe tan selecta, se interrelacionara con gentes de diferentes signos y clases sociales hizo que ya en su época de brillante general, fuera capaz de recordar los nombres de prácticamente cada uno de los legionarios que formaban parte de sus filas. Este aspecto que en principio no muestra relevancia alguna, sí ofrece un interesante dato sobre el hecho que no eran tratados como números, sino como parte de una grupo homogeneo de hombres que luchaban por y para la gloria colectiva de su imperio.Podemos, entonces, asegurar que el sentimiento de pertenencia fue esencial para la construcción del imperio? La respuesta es rotundamente sí.Establecer un paralelismo con los grandes imperios actuales es un buen ejercicio para enterder de lo que hablamos, pongamos el ejemplo de EEUU.

Deja un comentario